La equitación es un deporte [5 razones por las que]

¿Es la equitación un deporte? Si has sido jinete durante algún tiempo, conoces la fuerza, la determinación y la concentración mental que requiere la equitación.

Entre los jinetes, no hay duda de que esta disciplina es un deporte propio.

Para el resto de las industrias deportivas dominantes, sin embargo, esta cuestión sigue siendo objeto de debate.

Aquí están las cinco razones principales por las que pensamos totalmente que la equitación es un deporte:

✅La equitación requiere talento

Como con cualquier disciplina, cualquiera puede aprender a montar a caballo. Cualquier jinete puede practicar para mejorar. Sin embargo, también como cualquier disciplina, la equitación requiere talento para destacar en competiciones de alto nivel.

El caleidoscopio de talento necesario para un excelente jinete incluye fuerza, coordinación, rapidez de pensamiento, estrategia reflexiva, observación de alto nivel y, sobre todo, intuición.

Post relacionado: 5 razones por las que montar a caballo es un buen ejercicio

✅ Fuerza y resistencia

La equitación requiere horas de práctica a caballo. La estrategia, la memoria muscular y la comprensión del comportamiento del caballo se cultivan mejor en la arena.

Pero al igual que cualquier otro atleta, el jinete sobresale más cuando se entrena fuera de la arena.

Algunos de los mejores jinetes incorporan cardio a su rutina semanal para aumentar la resistencia. También pueden añadir ejercicios con pesas o con el peso del cuerpo para fortalecer el núcleo, las piernas y la espalda para rendir con mayor precisión a caballo.

Post Relacionado: 6 Ejercicios de Entrenamiento del Núcleo para Ecuestres

✅ Concentración Mental Intensa

Todos los atletas pueden relacionarse con la concentración que requiere su deporte. Después de todo, la determinación de ganar y la concentración para ejecutar maniobras con nuestros cuerpos requiere un enfoque que nos exige bloquear todo el resto del ruido mental.

Sin embargo, lo que la mayoría de los otros atletas no entienden es el enfoque mental que se requiere para permanecer en sintonía con otro ser vivo y que respira.

Controlar e impulsar nuestra propia voluntad y movimiento es una hazaña en sí misma. Pero obligar a un equino a hacer lo mismo es un asunto totalmente distinto.

Montar a caballo implica involucrar y redirigir las distracciones y opiniones de un animal sensible de mil libras.

Post relacionado: 9 beneficios para la salud de la equitación

✅Competencia

La competencia es quizás el atributo más característico de cualquier deporte. Es la forma en que el jinete se esfuerza por mejorar y lograr en el mundo ecuestre.

La competencia es también la fuerza motriz para manejar la presión con un espíritu de lucha en lugar de una actitud derrotada o pasiva.

El jinete no retrocede ante un desafío. El jinete está a la altura de las circunstancias.

Puesto relacionado: Cómo mantenerse en forma y flexible para montar a caballo

✅Sportsmanship

La deportividad en cualquier industria habla del núcleo del atleta. Es ese atleta honorable en su juego? Trata a su oponente con respeto? ¿Quiere lo mejor para su disciplina en general?

La deportividad se reduce a la integridad que lleva el atleta. En la equitación, la deportividad es lo que hace que el mundo ecuestre prospere para los nuevos competidores que definirán el futuro del deporte.

Además, la deportividad de un jinete en relación con su caballo es el mayor indicador entre un buen y un gran jinete.

Un buen jinete tiene talento, es disciplinado y está centrado. Un gran jinete es todo esto, pero también pone el bienestar de su caballo en primer lugar.

¿Entonces la equitación es un deporte? Sin duda alguna.

¿Qué diferencia a la equitación de los demás deportes? Los jinetes podemos pasar nuestros días con algunas de las criaturas más extraordinarias del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.