Bicarbonato de calcio

El bicarbonato de calcio, también llamado hidrogenocarbonato de calcio, tiene una fórmula química Ca(HCO3)2. El término no se refiere a un compuesto sólido conocido; sólo existe en una solución acuosa que contiene los iones calcio (Ca2+), bicarbonato (HCO-
3) y carbonato (CO2-
3), junto con el dióxido de carbono (CO2) disuelto. Las concentraciones relativas de estas especies que contienen carbono dependen del pH; el bicarbonato predomina dentro del rango de 6,36 a 10,25 en el agua dulce.

Todas las aguas en contacto con la atmósfera absorben dióxido de carbono, y a medida que estas aguas entran en contacto con las rocas y los sedimentos adquieren iones metálicos, más comúnmente calcio y magnesio, por lo que la mayoría de las aguas naturales que provienen de arroyos, lagos, y especialmente de pozos, pueden considerarse como soluciones diluidas de estos bicarbonatos. Estas aguas duras tienden a formar incrustaciones de carbonato en tuberías y calderas y reaccionan con los jabones formando una espuma indeseable.

Los intentos de preparar compuestos como el bicarbonato cálcico sólido evaporando su solución hasta la sequedad dan lugar invariablemente al carbonato cálcico sólido:

Ca(HCO3)2(aq) → CO2(g) + H2O(l) + CaCO3(s).

Se conocen muy pocos bicarbonatos sólidos aparte de los de los metales alcalinos, excepto el litio y el ion amonio.

La reacción anterior es muy importante para la formación de estalactitas, estalagmitas, columnas y otros espeleotemas dentro de las cuevas, y por ello, en la formación de las propias cuevas. A medida que el agua que contiene dióxido de carbono (incluido el CO2 adicional adquirido de los organismos del suelo) atraviesa la piedra caliza u otros minerales que contienen carbonato de calcio, disuelve parte del carbonato de calcio, por lo que se vuelve más rica en bicarbonato. Cuando el agua subterránea entra en la cueva, el exceso de dióxido de carbono se libera de la solución del bicarbonato, haciendo que se deposite el carbonato de calcio, mucho menos soluble.

En el proceso inverso, el dióxido de carbono (CO2) disuelto en el agua de lluvia (H2O) reacciona con el carbonato de calcio de la caliza (CaCO3) para formar bicarbonato de calcio soluble (Ca(HCO3)2). Este compuesto soluble es arrastrado por el agua de lluvia. Esta forma de meteorización se denomina carbonatación.

En medicina, el bicarbonato de calcio se administra a veces por vía intravenosa para corregir inmediatamente los efectos depresores cardíacos de la hiperpotasemia, aumentando la concentración de calcio en el suero y, al mismo tiempo, corrigiendo el ácido habitualmente presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.